La Declaratoria de Herederos es un proceso legal en el que
se determina la identidad de las personas que tienen derecho a recibir la
herencia de una persona fallecida. En Puerto Rico, este proceso es muy
importante y es necesario para transferir los bienes y activos de una persona
fallecida a sus herederos legales.

    Cuando una persona fallece sin dejar un testamento válido,
la Declaratoria de Herederos es el medio legal para determinar a quiénes deben
ir los bienes y activos del fallecido. El proceso es iniciado por cualquier
persona interesada en la herencia. Una vez iniciado el proceso, se llevará a
cabo una investigación para determinar quiénes son los herederos legales y en
qué proporción deben recibir la herencia.

    En Puerto Rico, la ley establece que los herederos legales
son los cónyuges, hijos, padres y hermanos del fallecido. Si el fallecido no
dejó descendencia o cónyuge, la herencia pasará a sus padres. De no tener
padres pasará a sus hermanos. Si no hay parentesco cercano, la herencia puede
pasar a los tíos o primos del fallecido.

    El proceso de Declaratoria de Herederos puede ser complejo y
requiere la asistencia de un abogado experimentado en derecho sucesorio. Es
importante tener en cuenta que la Declaratoria de Herederos solo es necesaria
si el fallecido no dejó un testamento válido. Si el fallecido dejó un
testamento, los herederos legales serán aquellos nombrados en el documento.

    La Declaratoria de Herederos es un proceso importante para
asegurarse de que los bienes y activos de una persona fallecida se transfieran
de manera justa y legal a sus herederos legales. Además, el proceso también
ayuda a evitar conflictos y peleas entre los herederos sobre la distribución de
la herencia.

    En conclusión, la Declaratoria de Herederos es un proceso
legal necesario en Puerto Rico para determinar la identidad de los herederos
legales de una persona fallecida y transferir sus bienes y activos de manera
justa y legal. Si está enfrentando una situación de Declaratoria de Herederos,
es importante buscar la asistencia de un abogado experimentado en derecho
sucesorio para asegurarse de que el proceso se lleve a cabo de manera correcta.